Viva la pestaña

4 Abr

La máscara de pestañas es un básico en el estuche de maquillaje de cualquier chica. Pero no vale cualquiera para obtener un resultado claro y duradero. Todas queremos pestañas más abundantes y extensas, por eso el objetivo principal de las últimas máscaras de pestañas que aparecen en el mercado es el llamado effect faux cils, osea, que parezca que llevamos pestañas postizas.

Desde que el perfumero parisino Eugène Rimmel empezó a comercializarlo en el siglo XIX, las variedades de este producto son casi incontables: cambios en su fórmula, en su envase, en su cepillo aplicador…

Esta es una de las partes más importantes que tiene que tener un buen rímel: un cepillo aplicador que se adapte a la forma de tus pestañas, su longitud y su grosor. Y es en este punto donde las principales firmas hacen hincapié, renovando el pequeño cepillito cada vez más asiduamente. El producto es parecido para todas las marcas: a base de agua, ceras y parafina.

¿El truco del waterproof? más ceras duras que flexibles, y más cera que agua. Por eso es necesario un producto diferente para retirarlo en su totalidad, pero de ésto hablaremos más adelante.

Tras hurgar en notas de prensa donde describen las máscaras de pestañas al detalle, éstas son las que dan mejor resultado:

SINGULIER, DE YVES SAINT LAURENT

La característica especial de esta máscara es la precisión. Gracias a su cepillo en espiral y a las formas en pico de sus cerdas (en la imagen no se aprecia, pero los pelitos son de silicona en forma de pequeños conos), llegan a todos los ángulos, desde el lacrimal hasta el extremo del ojo. Ideal para las pestañas superiores.

HIGH LENGHTS, DE CLINIQUE

Clinique, la firma americana de productos de belleza por excelencia, nos trae un cepillo aplicador de silicona, flexible, con la forma de un peine. La ventaja es que separa mejor las pestañas, consiguiendo un gran volumen. Como la propia marca lo llama: wow-eyes.

Al tener el aplicador forma de peine recoge solamente la cantidad de rímel necesaria para la aplicación correcta, y no deja grumos ni pegotes, ni pestañas amontonadas.

DOUBLE EXTENSION CON SÉRUM REACTIVADOR, DE L’ORÈAL

El famoso rímel de L’orèal con dos extremos: el blanco y el negro.

El blanco es una fórmula fortificante, que evita la caída de pestañas (el desmaquillante diario puede ser muy agresivo), y el negro una fórmula alargadora. Al pasar dos cepillos diferentes por las pestañas, éstas se separan con la primera aplicación y aumentan su longitud con la segunda.

TURBO LASH, DE ESTÉE LAUDER

Esta es la más fuerte de todas: funciona a pilas, y tiene un cepillo vibrador. Sí, vibrador. Por si no fuese bastante tener que controlar el pulso para no pintarse los párpados ni las puntas del flequillo… La vibración del cepillo reproduce el movimiento manual de la aplicación de la máscara, aportando un efecto curl, que da a tus pestañas el toque rizado de las postizas.

PHENOMEN’ EYES, DE GIVENCHY

Mi favorito. Desde que lo probé no uso otro. Con un cepillo de lo más original: una miniesfera de pelitos de silicona, que aplica el producto prácticamente pestaña a pestaña. No se apelmaza, dura todo el día y se retira con facilidad. Es ideal tanto para pestañas de arriba como para las de abajo.

Los precios de estos productos son:

1. Singulier, de YSL: 26’45€

2. High Lenghts, de Clinique: 15€

3. Double Extension, de L’oréal: 18’45€

4. Turbo Lash, de Estée Lauder: 32€

5. Phenomen’ eyes, de Givenchy: 29€

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: