Tag Archives: pies

¡¡Qué frío!!

28 Jun

Algo hay que inventar para combatir este calor asfixiante si los termómetros no bajan. La técnica más simple y barata es imaginarte que estás en el Polo Norte, pero imaginártelo con tanta fuerza que acabes tiritando de frío de verdad. Aunque claro, no garantizo que sea una técnica fiable al 100%… Ponerte bajo el chorro de aire acondicionado puede costarte una gripe (y las gripes en verano son uno de los peores males de la humanidad), y meter la cabeza todo el día en la nevera es bastante incómodo. ¿Cómo apañárselas entonces, en pleno verano, para no derretirse, o para incluso, pasar un poco de fresquete?
Sigue leyendo

Anuncios

¿Preparada para sacar los pies?

1 Jun

Es día 1 de junio, y se abre la veda para lucir piernas y pies. Has tenido todo un invierno para medias, botas, calcetines de lana y demás cosas de abrigo, y ahora, cuando ya están en lo más profundo del armario, las sandalias se abren paso poco a poco. Pero… ¿les has dado a tus pies el tratamiento que necesitan para que estén bonitos? No es necesario gastarse un pastón en una pedicura, lo puedes hacer tú misma en casa con Yves Rocher. Atenta.
Sigue leyendo

Manicura impecable más tiempo

11 Dic

Aunque seas una habilidosa de la manicura, el resultado nunca es el mismo que cuando vas a que te la haga una profesional. Pero claro, la duración es la misma. Y si la manicura homemade se estropea rápido, la manicura de salón también. Hasta ahora. La firma CND ha lanzado al mercado Shellac, un tipo de esmalte que se mantiene intacto hasta que decidas retirarlo, porque la uña ya ha crecido, o porque ya te has cansado de él.

Sigue leyendo

Pies a punto

20 May

Hace sol, los termómetros pasan los veintipico grados… ha llegado oficialmente la primavera (que ya era hora) y quedan días para el verano. Lo que significa que las medias, los calcetines, las botas, y en algunos casos todo a la vez, ha terminado.

Empiezan a verse las primeras bailarinas, las primeras chanclas, y los primeros dedillos al aire. ¡Bien! Pero claro, para presumir de pies hay que cuidarlos un poco antes, que los pobres se han pasado todo el invierno enjaulados en kilos de lana.

Sigue leyendo

Miss “Zapato me duele”

1 May

Los zapatos de la temporada de verano de Miu Miu son una chulada (bueno, si los llevas de tu talla, no como esta imagen de Camilla Belle… que es Camilla Belle, lo prometo, aunque podría ser mi prima la del pueblo…), pero aptos sólo para pies de hierro. Ahora que empieza el calor y empezamos a sacar los dedillos de los pies al aire, empieza la época de las ampollas.

Si no quieres acabar con los pies negros de ir descalza, o peor aún, con los pies como Amy Winehouse (esas bailarinas seguro que andan solas ya), será mejor que te armes de valor para aguantar estoicamente una noche con tacones. O también puedes hacer como yo y llevar zapatillas, pero claro, este post no tendría sentido.

Si eres de las que son fieles a los tacones, por muchas horas que vayas a estar fuera o por muchos centímetros que tengan, y no te los quitas para volver a casa aunque estés llorando sangre (quien diga que hay algunos tacones cómodos tiene una tara mental), debes armarte con un kit de supervivencia para prevenir o curar ampollas y heridas.

Compeed tiene productos que te ayuda a soportar la tortura taconil.

Dependiendo de la zona del pie donde te haya salido la ampolla, puedes usar Compeed para ampollas medianas (para talones) y Compeed para ampollas pequeñas (para los laterales de los pies).

También hay unas almohadillas Compeed especiales para las molestas ampollas de los dedos de los pies, y una novedad en la gama Compeed: un stick anti-fricción, que al aplicarlo sobre la piel (sin que tenga herida, muy importante) crea una película que protege el pie del roce de los zapatos.

Toda la gama de Compeed la puedes comprar en farmacias y parafarmacias.

Pues eso, si no quieres llevar la banda, la corona, y el ramo de flores de Miss Zapato Me Duele, si no quieres ir por la calle con las lágrimas saltadas y cara de “que no se note, por favor”, y si no quieres tener los pies vendados como momias, puedes prevenir fácilmente la aparición de ampollas. Y si al final acabas con los pies doloridos tras una noche sin parar, una resaca de narices, y la cartera vacía… es señal de que lo has pasado más que bien, así que no te quejes.